Cinco razones para viajar bailando tango

Couple Taking a Picture of Themselves Europe
Couple Taking a Picture of Themselves Europe

1-Conocer gente de todo el mundo!
Cuando viajas y no bailas tango, puede ser (si eres una persona extrovertida) que conozcas a otros viajeros como tú o que algún autóctono te dedique algo de su tiempo, pero cuando viajas y bailas tango, tienes absolutamente garantizado que conocerás a otros apasionados del tango con los que podrás compartir no sólo el baile, sino también las visitas turísticas, las comidas, las charlas y las risas.

 2-Conocerás otros estilos y niveles de tango.
En cada país, en cada ciudad, incluso en cada milonga existen diferentes estilos de tango y por supuesto diferentes niveles de baile. Puedes encontrar desde milongas tradicionales en Berlín a prácticas más alternativas o milongas de tango electrónico en Madrid junto con otras más clasicas, milongas selectivas en París junto con otras más amables o el mítico tango de Italia, donde en cada ciudad encuentras magníficas milongas. Y asi podríamos continuar con Turquía, Holanda, Hungria, Inglaterra, toda Sudamérica, Usa…..Que mejor excusa para viajar que comprobarlo por ti mismo!
3. Descubrirás tu tango desde otra perspectiva. Hay veces en el tango (como en cualquier otra disciplina) en las que te sientes estancado. Crees que ya no avanzas, que no aprendes nada nuevo, que tu tango es aburrido. Vas a las mismas milongas en tu ciudad, bailas con la misma gente, quizá aparezca algún extranjero o alguien nuevo pero no tienes oportunidad de bailar con él o ella. Has entrado en la rutina tanguera! Cuando viajas a otro país descubres un enorme abanico de posibilidades. Descubres nuevas milongas y bailas con gente que tiene un tango distinto al que estas acostumbrado, formas diferentes de abrazar, o pasos nuevos que fluyen naturalmente. Al bailar con gente distinta es muy probable que encuentres con alguien esa conexión en el abrazo, esa energía que te hacía desear que llegará la hora de ir a la milonga.
4. Bailaras en sitios que nunca habrías conocido de otro modo. Habías imaginado alguna vez bailar en un salón de un castillo en Irlanda? o en un barco cruzando el canal del Bósforo? o en una playa mientras ves el atardecer? o quizá en una cueva del Paleolítico? Existen ofertas increíbles, originales y muy atractivas en el mundo del tango. Los festivales, maratones y encuentros nos proporcionan un sin fin de sitios diferentes en los que disfrutar del tango.
5. Cambiar tu destino. Esto es algo que puede ocurrir cuando viajas bailando tango (siempre que estés dispuesto o dispuesta a ello) Cuando bailas tango, tu estado de ánimo, tu humor, incluso tu forma de interactuar con todo lo que te rodea es mejor y así es mucho más fácil que te enamores de algo o de alguien en ese viaje. Puede ser la ciudad visitada, la idiosincrasia del país, los paisajes y por supuesto, puede ser esa persona con la que bailaste la noche anterior….. y quien sabe si ese viaje será el comienzo de una nueva vida!
RSS
Facebook
Facebook
Google+
http://tangomadridelabrazo.com/2017/03/30/cinco-razones-viajar-bailando-tango/
Instagram

no replies

Leave your comment